León sin garras

/
0 Comments

Hemos vuelto a Jesús un diplomatico, hemos quitado las garras al león de Judá y silenciado su rugido. Hemos hecho una mala copia del evangelio original, aquel que trastornaba naciones y derriba imperios y ahora tenemos una imagen diluida que busca aplausos y camaras y se esfuerza en no faltar el respeto y ser tolerante con el pecado. Mientras tanto desde arriba imagino que Jesús el que tiene la espada encendida en sus manos y que es conocido como Fiel y Verdadero espera el momento de retornar por su iglesia aquella que se mantiene fiel a sus palabras y predica sin alteraciones el verdadero evangelio.


Te puede interesar

Con la tecnología de Blogger.