¿Se extinguieron los Pequeñitos?

/
0 Comments

En distintas ocasiones a través de los evangelios vamos a encontrar a Jesús refiriéndose con especial ternura y afecto a un grupo muy reducido de creyentes como los “Pequeñitos o pequeños”; a este mismo grupo a veces se le alude como los humildes y otras como los niños. Sin ninguna duda podemos destacar que Jesús por estas personas tiene un interés singular, él los bendice, los edifica con sus palabras y tiene  cuidado de sus vidas tanto así que algunas veces afirma que quienes hagan difícil la vivencia de estos pequeños mejor les fuese lanzarse al mar con una soga al cuello amarada de una piedra.


Han pasado casi dos mil años desde las declaraciones de Jesús y pareciera hoy que dicho grupo se ha reducido hasta su posible extinción. Los pequeñitos a los que Jesús menciona en los evangelios no se preocupaban por la suntuosidad, no buscaban el reconocimiento ni la aprobación por parte de la multitud, ellos tenían muy claro que el mundo los odiaría por ser como eran. En sus ojos no habían símbolos de pesos ni en sus corazones deseos de ganancias. Su principal motivación era completar la misión encomendada por el crucificado y no los beneficios materiales que pudiera ofrecer la Cruz. Vivían para el servicio y no para ser servidos. Esos pequeñitos caminaban a diario el camino de la humildad, ruta muy diferente y distante de la vía del orgullo que se transita hoy.

Que lamentable que los cristianos de hoy seamos amadores de la opulencia y perseguidores de números aun sacrificando la calidad. Tal parece que a pocos agrada el sobrenombre de pequeñito que nos diera nuestro Señor, sino que por el contrario buscamos títulos que nos endosen aplausos y vítores  y porque no, hasta ciertos billetes. Ha desaparecido el lenguaje humilde y hemos dado bienvenida al lenguaje superlativo-eclesiástico en donde las palabras más usadas son: Mega-Iglesia, Súper-Fe, Sobrenatural,  Conquista, Dominio… En fin cualquier novedad que nos allane el camino hacia las cámaras y las luces.

Quiero pensar que todavía existe la humildad, que aun existe un remanente de pequeñitos que se mueven bajo la luz que produce su Señor y no se esfuerzan en ser estrellas solitarias. Un remanente que ha entendido que para entrar al Reino de los cielos hay que ser como niños.


Te puede interesar

Con la tecnología de Blogger.