LA LIBERTAD CAUTIVA

/
0 Comments



         ¿Sería responsable un policía que mirando un robo se quede inmóvil y vuelque su mirada a otro lado?, ¿Qué pensarías de un bombero que a la urgencia de incendio prefiere quedarse durmiendo en la estación?, O ¿Qué dirías de un médico que al ser requerido en la sala de emergencia por la llegada de un paciente en estado grave, decide terminar su almuerzo en la cafetería para luego acudir al llamado? Imagino que la palabra que concibe tu mente es indignación, pero permíteme presentar un último caso. ¿Qué dirías de un cristiano que no predica al Salvador cuando a su alrededor evidentemente se necesita?

            Me parece que la irresponsabilidad ante sus obligaciones están latente en todos los casos; como no soy policía, ni bombero y mucho menos médico, hablaré de lo que si soy, cristiano. Me inquieta saber que estamos pasando más tiempo engordándonos en nuestros templos que afuera llevando alimento a los que urgentemente lo necesitan. El evangelista y músico Keith Green dijo: “Esta generación de cristianos es responsable por esta generación de almas”. Yo pienso que no hemos entendido esto, pareciera que la Gran Comisión la percibimos como el mandato inminente de nuestro Señor de construir grandes y suntuosos templos, o hacer triquiñuelas para granjearnos títulos y posiciones delante de los hombres.
            El apóstol Pablo en 2Ti 2:9 expresa que aunque él estaba preso, la palabra de Dios no estaba presa. Pablo, aun en sus prisiones se mantuvo fiel al llamado predicando a presos, soldados y visitas. Penosamente muchos de nosotros viviendo en la más privilegiada libertad hacemos presa en nuestra boca la palabra de Dios. A nuestro alrededor la gente se extravía en vicios, se encadenan a diario con las ataduras del pecado y nosotros preferimos callar y festejar con conciertos, congresos y cuantas cosas a las que sólo asistimos nosotros.
            Debemos hacer un retorno a las misiones, a las jornadas de evangelismo. Recordar que las personas llegan a la iglesia cuando salimos a buscarlas y no por gravedad. Acuño  la frase de Mike Francen cuando dijo: “Debemos ser pescadores de hombres, no guardianes del acuario”. Sin temor a críticas me atrevo a decir que estamos entrenando a la gente para que sean guardianes de acuario, actuando así retardamos el cumplimiento de “Id por Todo el Mundo”. Sacúdete, piensa en misiones, evangeliza a tu vecino, predica a tu familia, entrega un tratado, haz algo hoy que expanda el Reino de Dios en la tierra.
“La congregación que no evangeliza, se fosiliza.” Oswald J. Smith
“La iglesia que deja de evangelizar, pronto dejará de ser evangélica.” Alexander Duff



Te puede interesar

Con la tecnología de Blogger.