Era la década del 70 y en las principales esquinas de las grandes ciudades unos bullosos no cesaban de pregonar ¡Cristo viene, arrepiéntanse! Dicho fenómeno se prolongó a la década siguiente, en ese tiempo, no debía extrañar uno que otro letrero gigante con ¡El fin está cerca, arrepiéntanse! Insólitamente en los 90 estas voces fueron silenciadas y sus mensajes que vaticinaban el fin del mundo también.
En las vísperas del nuevo milenio presenciamos como las personas se allegaban a los templos atemorizados por un hipotético fin del mundo, ya fuese por el Y2K o por el cumplimiento de alguna profecía bíblica tomada fuera de contexto. Pasada esta conmoción global marginamos los asuntos relacionados con el fin del mundo. Hasta que en el 2009, Hollywood como de costumbre nos sorprendía con un film de carácter apocalíptico que promovía el fin de todo en el 2012, basados en unas supuestas  profecías mayas.
Con la tecnología de Blogger.