En dos años y medio en esta ciudad me he convertido en un fiel amante de la misma, amo a su gente. He comprobado que realmente los veganos son “buenos todos”. Amo el clima, el paisaje y ese frescor permanente que siempre se percibe y que para un azuano como yo es sinónimo de paraíso. En verdad me he acostumbrado a la ciudad de La Vega, sin embargo existe en la ciudad un mes en que deseo mudarme o hacer que desaparezcan las festividades que en dicho mes se celebran.
Con la tecnología de Blogger.