2011 ¿Y AHORA QUE?

/
0 Comments
Terremotos, olas de calor, inundaciones, volcanes, súper huracanes, aludes, heladas y sequías mataron a un cuarto de millón de personas en todo el mundo en el 2010, el año más mortífero en más de una generación. Más personas murieron por desastres naturales ese año que las que han muerto en ataques terroristas en los últimos 40 años.


"En los últimos 25 a 30 años no muchos años pueden compararse con 2010", le dijo a BBC Mundo Margareta Wahlstron, representante de la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres (EIRD), un organismo de Naciones Unidas.

Hasta el 30 de noviembre, casi 260 mil personas habían muerto en desastres naturales durante 2010, mientras que en 2009 no superaron las 15 mil, según datos de la agencia de seguros Swiss- Re, con sede en Ginebra.

Un panorama tétrico y sombrío fue lo que vimos en el 2010, sin embargo el avance del Evangelio se mantuvo y el crecimiento de la iglesia alcanzó magnitudes que alarmaron las creencias contrarias especialmente en Latinoamérica.

Pero ya hemos dejado atrás el 2010 y nos adentramos en los inciertos días de un nuevo año, que implica también el inicio de una nueva década. Algunos perderán el tiempo pensando que están más viejos, otros lamentándose por las metas no alcanzadas en el 2010. Otros pasarán estos días haciendo declaraciones o poniendo nombres al año o cosas semejantes.

Yo, no te daré una serie de pasos o consejos a seguir para tener en éxito en el 2011. No te daré una palabra profética” o una declaración poderosa” que haga temblar los cimientos de tu vida. Tampoco diré que este es el año de aquello o lo otro. En cambio te motivare a que en este 2011 cumplas con una frase sencilla, pero de colosales beneficios a tu vida.

 Nada más propicio y efectivo que poner en práctica la Palabra de Dios. Si deseas el respaldo de El Señor en este año, acepta este regalo que con gran sabiduría David entendió y aplicó.  

Salmo 37:4 Pon tu vida en sus manos (Dios), confía plenamente en él, y él actuará en tu favor. (BLS)

No necesitas nada más, el éxito en este año está garantizado para ti, siempre y cuando obedezcas con este verso. ¡Dios te bendiga y feliz 2011!


Te puede interesar

Con la tecnología de Blogger.