Terremotos, olas de calor, inundaciones, volcanes, súper huracanes, aludes, heladas y sequías mataron a un cuarto de millón de personas en todo el mundo en el 2010, el año más mortífero en más de una generación. Más personas murieron por desastres naturales ese año que las que han muerto en ataques terroristas en los últimos 40 años.
Con la tecnología de Blogger.