Bajo el esplendor de la luna, en una noche (otros dicen en la mañana) del 31 de Octubre de 1517, un monje se apresura a la puerta de la iglesia de Wittemberg, en sus manos lleva un pergamino que contiene 95 postulados o tesis en  donde se manifiesta en contra de la venta de indulgencias y la sola oportunidad de ganarse la Salvación a través de las obras. No era una protesta, ni mucho menos una declaración de guerra contra la iglesia Católica, era una invitación al debate razonado y bíblico para aclarar estos puntos que según él estaban desviando a las personas de las Sagradas Escrituras.
Con la tecnología de Blogger.