Jesús es el pastor de los pastores, sus ovejas no son perfectas, no son obedientes, algunas se desvían, se pierden. Pero el nunca las abandona, siempre esta dispuesto a buscarlas en los lugares mas inhóspitos y cuando las encuentra las toma en sus brazos y las sube en la seguridad de sus hombros. Para luego llevarlas a la tranquilidad del redil. 

Pulpito CVAD 

11/05/2010


A partir de hoy tendremos una nueva categoría o etiqueta llamada “Pulpito CVAD”. Serán breves síntesis de mi sermones  predicados los domingos en la iglesia Centro de Vida Asambleas de Dios. Espero que sean bendecidos con esta nueva  fórmula que hemos creado para bendecir vidas.  
Ok, lo sé, la inauguración hace más de un mes que paso, pero la oportunidad para hacer esta entrada se presento ahora. Les cuento que fue un evento que sobrepaso nuestras expectativas. La comunidad se desbordo para celebrar junto a nosotros y las iglesias de las asambleas de Dios de la zona también lo vivieron.

En representación del comité ejecutivo compartió con nosotros el Rev. Carlos Mateo que con palabras de aliento y promesas de de Dios bendijo la gran noche.  Entre los presentes se encontraba nuestro Presbítero Gilberto Sánchez que siempre ha estado junto a nosotros desde que asumimos la responsabilidad de ministrar en esta comunidad. Como siempre el apoyo de las demás iglesias evangélicas de La Vega estuvo destacado en la presencia de varios pastores junto a sus congregaciones que se unieron a nuestra fiesta.

Qué maravilla cuando podemos satisfacer una necesidad en nuestra comunidad y mucho mejor cuando es un problema serio. Nuestra comunidad no tiene acueducto y la forma en que se obtiene el agua es toda una misión de película.


En mi rutina diaria a veces me sorprende una palabra,  una reflexión que trae a mi mente luz y que llega en el momento justo en que lo necesito. Como esta que me envió mi amigo Brainerd Ramos  y que deseo compartir con ustedes, con permiso de él.
Este es el templo que nuestro Padre nos ha entregado para adorarle.
Este mes de marzo lo he declarado como inolvidable, un mes   que ha dejado una huella indeleble en mi ministerio y en nuestra comunidad. Un mes en donde sueños anhelados por mucho tiempo, se han hecho reales. La historia de nuestra iglesia es muy conocida en La Vega. Todos saben las penurias que vivieron los moradores de la comunidad de Los Rieles cuando en el 2007 sus casas fueron arrasadas e inundadas a causa de las tormentas Noel y Olga. Agréguenle a estos males la pérdida del  templo, el cual fue borrado por completo por la furia del rio Camú.
                Desde ese tiempo, nuestras oraciones fueron las mismas, “Señor  entréganos un nuevo lugar para adorarte”, un lugar en donde tu pueblo se reúna con libertad, en donde los temores de una futura inundación no estén presentes, en donde nuestra comunidad pueda recrearse en medio de la paz y el gran espacio que necesitamos. Estas oraciones fueran contestadas por nuestro gran Padre y hoy vemos, como esto que antes fue un sueño de algunos, se ha convertido en una hermosa realidad para todos.
                Hoy tenemos 2,000 metros cuadrados, donados por nuestro ayuntamiento. Ya hemos inaugurado nuestra iglesia con una celebración por todo lo alto, como lo merece nuestro Señor. La construcción de un futuro centro infantil ya esta avanzada y los residentes de este sector están regocijados junto a nosotros, porque consideran nuestra victoria como de ellos.
                 Estamos agradecidos con todos los que oraron a nuestro favor,  las autoridades gubernamentales que nos dieron su apoyo. Los grupos extranjeros que dieron su aporte económico y presencial en esta construcción que no se detiene. A los misioneros Mitch y Deborah Martínez por ser los propulsores de este sueño hoy realizado y siempre ser canales de bendición para esta comunidad y su humilde pastor. A nuestro concilio Asambleas de Dios, especialmente a nuestro Presbítero Gilberto Sánchez por su apoyo incondicional. A los miembros de nuestra iglesia que nunca se cansaron de orar y trabajar en todo el tiempo que se ha tomado la construcción. A toda la comunidad de Los Rieles, muchos de ellos no son cristianos, pero sin importarlo se han unido a la iglesia en este proyecto hoy realizado.
Y al más importante y especial de todos, al que nos dio el terreno, los recursos, la gente, las fuerzas para lograr todo, a ti Señor, esta es tu iglesia y la hemos hecho para que habites en ella y para bendecir tu nombre en este lugar. ¡Aleluya!
Con la tecnología de Blogger.