Llegaron llenos de deseos de trabajar y en sus rostros se dibujaba una sonrisa cada vez que hablamos con ellos, a pesar de no hablar su idioma. Trabajaron en nuestros sueños como si fueran de ellos y se esforzaron al máximo por hacerlos realidad. El sol imprudente y caliente no demoraba la labor y al final fue vencido, cuando en forma imponente se cobijaba el templo, gracias al esfuerzo de este grupo de Carolina de Sur, EE.UU.  y todos los grupos que han pasado por esta construcción, pero si de algo estamos seguros es que aún falta mucho por hacer.





Estas imágenes hablan por si solas.


¡ Waoooo ¡ Es increíbles, este grupo es maravilloso, no sabríamos como agradecerles. Ya casi estamos listos para poner el techo, la lluvia nos retraso algunas horas, pero nada que no se resuelva con fe y paciencia.


Y Dios en recompensa a esa paciencia y fe nos ha dado la fuerza de llegar hasta este punto. Ya estamos casi poniendo el techo del templo, increíble. Quien lo hubiera pensado, tan solo hace unas semanas que no teníamos más que unos pocos block y ahora toda esta estructura se levanta imponente para dar gloria y honra a Dios.



   Un día más de trabajo, un día más para agradecer, un día más para bendecir. Hoy a pesar de la lluvia, seguimos avanzando, destaco la presencia de mi gran amigo Joharison Martínez  compañero por dos años en el seminario y con quien he cultivado una profunda e invaluable amistad. Arriba lo pueden ver fajao como decimos los dominicanos, aportando su tiempo y esfuerzo en la realización de este sueño.

    Nos hemos unido mas a la comunidad, los adolescentes llegan y nos ayudan, los adultos pasan y con una gran sonrisa nos saludan y expresan sus deseos futuros de congregarse en este santuario que Jehová Dios no está permitiendo construir. Y en medio de todo siempre hay espacio para tomar una foto y compartir con el prójimo

   ¡Oh Señor como podremos pagarte lo que estás haciendo! Estamos viendo maravillas, estamos llenos de regocijo, gracias Dios por un día más de trabajo, estamos adoloridos, pero eso no nos detiene, estamos fatigados, pero continuamos porque todo lo podemos en Cristo que nos fortalece. 



Les presentamos a las primeras personas en ser bautizadas en nuestra iglesia,  un joven y dos preciosas damas. Organizamos un servicio de recibimiento en donde nos ministro el pastor Larry Burgbacher de Faith Assembly, Summerville, SC desde EE. UU. Las bendiciones continuaron hasta el final, fue un servicio glorioso en donde participamos de La Santa Cena. 
La primera de la iglesia y la primera en oficiar para mí, como ministro del Señor.









Si pensabas que estábamos de vacaciones y que el trabajo de la semana pasada nos había agotado, pues te equivocaste. Hemos continuado y cada vez estamos más cerca de la meta, sigue mirando y asómbrate. 

Como ven estamos armando las tijerillas para levantar el techo, ¡Gracias a Dios por los hermanos de EE. UU!, sigan orando para que Dios nos de fuerzas para poder terminar este gran sueño de Dios y nuestro.





Sí, estamos en construcción, pero no eso no nos impide sacar un tiempo y realizar un bautismo. Si, como lo oyes, nuestro primer bautismo en la Iglesia Centro de Vida. Fue un bautismo unido en donde se sumergieron en las aguas 11 hermanos de la iglesia central ¨Antioquia¨  pastoreada por el presbítero Gilberto Sánchez y 4 hermanos de la iglesia de Soto pastoreada por Teófilo Herrera.

 Fue una hermosa experiencia, porque también es mi primer bautismo como ministro del Señor, en esta ocasión sumergimos a tres hermanos que han dado testimonio de su en Cristo. 

Las señoras María Isabel y Miguelina Mota y el joven Anthony Trinidad se han convertido en nuestros primeros miembros en plena comunión. Estamos creciendo en todos los ámbitos.

¡Aleluya!

Con la tecnología de Blogger.