DISCIPULOS PRUDENTES

/
0 Comments
En el capítulo 1 del libro de los Hechos encontramos a Jesús despidiéndose de sus discípulos y dándoles una misión. En el versículo 8 vemos al Maestro ordenándoles a sus discípulos que no salieran a predicar a otros lugares, hasta que no fuesen investidos por el poder del Espíritu Santo. Según sus palabras “ellos solo podrían ser testigos eficaces si tenían la cobertura del Espíritu Santo”, pero que sucede cuando los discípulos son bautizados en El Espíritu.
Entonces vemos como lentamente se van olvidando de las palabras de Jesús, se estaban acomodando en Jerusalén y no estaban pensando en los demás lugares que el Maestro les había señalado.
Entonces de repente vemos como se levanta una gran persecución en contra de la naciente iglesia, yo puedo ver en esta ola de ataques contra la iglesia primitiva la mano de Dios actuando. Cuando los discípulos tuviesen el bautismo del Espíritu, debían salir a otros lugares, pero se quedaron en Jerusalén, entonces ante el incumplimiento de Hechos 1:8, Dios envió Hechos 8:1, un versículo que narra el inicio de la persecución abierta en contra de la iglesia, pero esto sirvió como la dinamita que hizo que la iglesia explotara en su misión evangelizadora.
Entonces hermanos, cuando el Señor nos da una orden y no la estamos cumpliendo El mismo se encarga de que aparezcan las condiciones que nos motiven a cumplir con su llamado.
“no hagamos que Dios envié un Hechos 8:1, por no cumplir con Hechos 1:8”


Te puede interesar

Con la tecnología de Blogger.